Transporte

Los operadores de trenes y departamentos de transportes responsables de las redes de transporte requieren de la información cuantitativa que brindan los sistemas de detección. Los sensores ópticos funcionan particularmente bien con esta aplicación debido a que miles de sensores de fibra óptica pueden ser multiplexados en tan sólo unas cuantas fibras a lo largo de decenas de kilómetros. Además, pueden ser integrados a estructuras preexistentes o empalmadas a nuevas estructuras, y con su excelente resistencia a la corrosión y la luz, pueden durar décadas enteras. Es importante medir su infraestructura, pero ahora las industrias de trenes están monitoreando tanto las vías como los trenes. El resultado es una mejoría de la seguridad y un uso optimizado de los programas de mantenimiento.   

Marina: Equipo Alignhi Suiza/España, 2010, Monitoreo del casco de un barco, Corea, 2009Monitoreo del daño de un casco,  Mobile, AL, EE.UU. 2008 



Trenes: 
Monitoreo de ruta del tren, Hong Kong, 2007-al presente 
Monitoreo de tren conmutador, Hong Kong, 2007-presente


Las aplicaciones marinas comparten ciertas similitudes con los sistemas de transporte descritos anteriormente. También requieren de una gran cantidad de sensores en ambientes grandes y corrosivos. Sin embargo, estas aplicaciones a menudo tienen requerimientos adicionales. Por ejemplo, las cisternas de LNG necesitan sensores que puedan detectar goteos, pero los sensores no deben ser motivo de riesgo para una explosión. Los sensores de FBG son pasivos, y no ocasionan riesgo alguno. Algunas líneas marinas exóticas (como los veleros de la Copa Americana) utilizan materiales híbridos, y los sensores de FBG se encuentran embebidos en el mástil, la quilla y el timón para darle retroalimentación en tiempo real a la tripulación, sobre la respuesta de la estructura con respecto a cada maniobra.